El Juego en el aprendizaje de un grupo de dibujo

La introducción de la música dentro del espacio en donde se va a enseñar a dibujar parece ser que facilita el acceso al área derecha del cerebro. Así como lo es el procurarse un espacio acondicionado adecuadamente para facilitar la actividad: temperatura agradable y luz adecuada que enfoque el o los objetos a dibujar, y por supuesto la relajación. La introducción del juego parece ayudar también a la relajación a través de la energía que libera y que se transmite al aspecto lúdico.

Aprender a dibujar en grupo a través de ejercicios que promuevan la relajación y el buen humor es quizá la forma más estimulante y divertida de acceder el lado creativo del cerebro. Tener un espacio para compartir con otros las experiencias de nuestros dibujos y observar los resultados del compañero, reflexionar sobre los problemas de la realización, notar a través de la experiencia en el uso de varios materiales y equipos de trabajo la diversidad de efectos y la multiplicidad de estilos, ayuda y estimula al proceso de enseñanza.

El aprendizaje en grupo con técnicas lúdicas utiliza el juego como elemento de motivación a la vez que estimula y vuelve placentero el proceso de enseñanza. El juego permite esa liberación de energía que se manifiesta como alegría y que promueve la exploración, siembra la curiosidad y fomenta la búsqueda y descubrimiento de nuevos procesos.