La mirada del Artista

El dibujo es un proceso mágico, el dibujo como disciplina artística, abre una puerta que nos permite el acceso al área de lo irreal, lo fantástico y lo intangible. Lo dibujado no es real, representa quizá en algunos casos objetos reales pero el dibujo va más allá de la pura representación de la realidad. Las percepciones visuales fluyen por el organismo humano a través de los medios más directos (la retina, las vías ópticas, los hemisferios cerebrales, las vías motoras) para transformar mágicamente una hoja de papel en una imagen de una sensación única , la visión de la percepción.